A flote

A flote

Afuera hace un sol precioso, dentro mío todo esta en tinieblas, sí, hoy es uno de esos días.

Últimamente nada ha ido como yo esperaba. A estas alturas he demostrado que soy un fiasco para eso de conseguir empleo o continuar con mis estudios. Ni un proyecto ha ido bien, y hace meses que no tengo otra entrevista de trabajo, ni siquiera me llaman de las que ya he realizado. Ya son dos años.

A estas alturas estoy cansada de moverme por la casa como gato enjaulado, de no tener manera de ayudar a pagar las cuentas en la casa. De hacer lo mismo todos los días, salvo por aquellos en que logro colarme a algún curso o conferencia, gratuitos eso sí, o en que decido mover mi pesado ánimo a la biblioteca en busca de algo que leer, pero no, eso tampoco me ha ayudado. Nunca pensé que diría esto pero tampoco he dado con una lectura que me atrapé por completo. Hasta pasar tiempo en la cocina se volvió rutinario, ya no he dado con alguna receta que me represente un reto. Escribir ni pensarlo.

A estas alturas todo me pesa. Ya no encuentro manera de mantenerme a flote, me siento como un estorbo más que como persona.

El último acontecimiento fue una obra de buen samaritano que no se dio. Y con eso sentí que ya no podía seguir conteniendo mi frustración, porque sí, me encuentro frustrada.

No sé pedir ayuda. No quiero pedir ayuda, no quiero estorbar más, no quiero volver a sentarme en el sofá por otra tarde completamente sola y mirando más allá de una televisión encendida, únicamente pensando en que hay algo mal conmigo. Por hoy, sólo por hoy quiero sentir que sirvo de algo.

PatMb

2018V

Anuncios
Hunger

Hunger

 

¿Les ha pasado que no pueden dejar de escuchar una canción? Por estos días no logro sacarme lo nuevo de Florence + The Machine, simplemente sensacional y que mejor que compartirlo por este espacio.

Excelente semana lectores,

PatMb

2018V

 

Asueto

Asueto

30073483_2169888199718463_3286020015772256203_o

Quince días, hace quince días que volvimos a casa.

Tres días de asueto en la playa, momentos construidos, placenteros contigo a mi lado.

Noche en vela escuchando insectos y las olas romper contra la arena, mientras te observo dormir a mi lado.

Días de sonrisas, de diversión en paraíso, asoleados mientras nadamos.

Una playa casi vacía, arena firme gruesa y agua clara salada, espuma blanca contrastada.

Doce horas de viaje vueltas nada cuando estoy a tu lado, todo es mejor cuando estás conmigo.

Hemos comenzado a construir una vida juntos, hemos iniciado una oleada de recuerdos nuevos, viajes planeados, destinos por conocer, planes, planes…

PatMb

2018V

Banana by Paulina Barbosa

Banana by Paulina Barbosa

Comparto nueva aportación Serie Romántica Taller FlemingLAB

Masticadores de Letras

3643377fcfd707c14dbf97f90447c288

Cuando la conocí recuerdo que pensé que parecía una niña pequeña, era menuda, flaquita, de baja estatura, resaltaban un par de ojos almendrados debajo de una capa de pelo lacio recto. Compartíamos carrera pero ella formaba parte de los próximos graduados, casualmente, en nuestro círculo de amigos todos coincidían en decir que si alguien de nosotros alcanzaba el éxito literario sería ella.

Le llamaré “Banana”, por aquel tatuaje con doble sentido que escondía en el vientre, la dualidad que se encontraba dentro de ella, por fuera en apariencia una niña y en todo sentido una mujer.

Siempre me pareció un ser sacado de aquellos mismos relatos que escribía con fervor en una vieja libreta, no me enamoré de ella inmediatamente, al principio me pareció algo orgullosa, quizá porque no conocía su historia. Su madre era coreana y su padre mexicano, divorciados, cuando “Banana” tenía tres años, desde entonces hasta los…

Ver la entrada original 941 palabras más

Amazonia by Paulina Barbosa

Amazonia by Paulina Barbosa

Nuevo relato publicado en taller Fleming, viajamos a la Selva

Masticadores de Letras

959a5708b5c3010108cbd66999d4cd50

Nos habíamos preparado para esto, tan sólo el viaje en sí nos había llevado dos semanas, entre hacer las reservas de avión, conseguir dos maletas estilo mochilero, comprar comida suficiente y ropa cómoda. Ahora apreciaba desde la ventana de la avioneta la imponente selva amazónica bajo nosotros, cuando hacia un año exacto había pensado que mi esposo había enloquecido al sugerir mudarnos a la selva en una misión divina, todo por un sueño, cambiar nuestras comodidades, la casa que recién habíamos remodelado, dejar el auto, la ciudad, todo por un sueño que marcó el corazón evangélico de mi esposo generando la necesidad de ir a predicar entre los aborígenes.

  • ¿Estás bien? No te habrás arrepentido, ¿verdad? – dijo apretando mi mano
  • ¿Serviría de algo? – le sonreí –. Bromeo, estoy contigo
  • Menos mal – lo notaba entusiasmado –. Ya verás que te gustará vivir entre los indígenas, el pastor James…

Ver la entrada original 867 palabras más

Charlie by Paulina Barbosa

Charlie by Paulina Barbosa

Mi aportación al ciclo Chicos Malos, en Blog Masticadores de Letras

Masticadores de Letras

5e340afbf89491da1be70702db6ac3ee

Hay muchas cosas que le parecen repulsivas, en su diario lleva anotando todas y cada una de ellas desde la tierna edad de 10 años cuando descubrió que su vecino Pedrito se comía los mocos. Esa sería su primera nota, con letra clara escribió: “Me parece asqueroso que la gente se tragué los mocos”. Hoy con 25 años más, esa lista había ido creciendo hasta abarcar la cuantiosa cantidad de 450 libretas de cubierta de cuero, con 100 páginas blancas y caligrafía precisa en tinta china.

Afuera llueve a cántaros, Charlie odia los días así, pero especialmente odia los sábados lluviosos, porque puede tolerar que llueva en domingo pero no en sábado. Eso lo relaciona con el hecho de que su abuela, quien fungió como su madre y padre falleció en un sábado lluvioso, al menos eso fue lo que le dijo el psiquiatra en su consulta de los viernes…

Ver la entrada original 716 palabras más

Perdida

Perdida

No me he dado tiempo de escribir, no puedo negar que me la he pasado deprimida en las últimas semanas, no tengo una ocupación, el desempleo volvió a mi vida y aunque inicié con otro proyecto, me cuesta esperar el resultado por lo que he asumido la derrota.

Hace unos días no podía evitar preguntarme, “¿Por qué estás aquí?”, en el preciso instante en que realizaba una aplicación. No tenía una respuesta entonces, no tengo una respuesta ahora.

Fuera de la aparente estabilidad que rodea mi vida personal, mi vida profesional es un desastre. Y mucho de ello se debe a que me he sentido rechazada una y otra vez por la que debería ser la carrera de mis sueños, pero nada ha sido dulce desde que termine la maestría sólo ha sido un fracaso tras otro, no se siente nada bien.

En los días buenos, logro salir de la cama y empezar con mis actividades de ama de casa. En mis días malos, los realmente malos, no puedo ni moverme hasta bien entrada la mañana, bañarme ya es un logro pero prefiero volver a la cama y mirar series o películas todo el día, a veces leer. A veces como, a veces sólo en presencia de mi esposo logro pasar bocado. Hasta mis desórdenes alimenticios hacen presencia.

Hoy, no sé simplemente si será un buen día o uno malo. La cocina sigue siendo un buen refugio, crear recetas o preparaciones nuevas es ya una gran motivación.

Por ahora sólo sé que no puedo seguir así, pero no sé como salir del hoyo, como pedir ayuda, como sonreír naturalmente y no por cortesía, no sentirme culpable o simplemente dejar de sentirme como un fracaso a mis 31 años y levantarme.

No sé muchas cosas y otras aún me cuesta procesarlas.

PatMb

19II18