Perdida

Perdida

No me he dado tiempo de escribir, no puedo negar que me la he pasado deprimida en las últimas semanas, no tengo una ocupación, el desempleo volvió a mi vida y aunque inicié con otro proyecto, me cuesta esperar el resultado por lo que he asumido la derrota.

Hace unos días no podía evitar preguntarme, “¿Por qué estás aquí?”, en el preciso instante en que realizaba una aplicación. No tenía una respuesta entonces, no tengo una respuesta ahora.

Fuera de la aparente estabilidad que rodea mi vida personal, mi vida profesional es un desastre. Y mucho de ello se debe a que me he sentido rechazada una y otra vez por la que debería ser la carrera de mis sueños, pero nada ha sido dulce desde que termine la maestría sólo ha sido un fracaso tras otro, no se siente nada bien.

En los días buenos, logro salir de la cama y empezar con mis actividades de ama de casa. En mis días malos, los realmente malos, no puedo ni moverme hasta bien entrada la mañana, bañarme ya es un logro pero prefiero volver a la cama y mirar series o películas todo el día, a veces leer. A veces como, a veces sólo en presencia de mi esposo logro pasar bocado. Hasta mis desórdenes alimenticios hacen presencia.

Hoy, no sé simplemente si será un buen día o uno malo. La cocina sigue siendo un buen refugio, crear recetas o preparaciones nuevas es ya una gran motivación.

Por ahora sólo sé que no puedo seguir así, pero no sé como salir del hoyo, como pedir ayuda, como sonreír naturalmente y no por cortesía, no sentirme culpable o simplemente dejar de sentirme como un fracaso a mis 31 años y levantarme.

No sé muchas cosas y otras aún me cuesta procesarlas.

PatMb

19II18

Anuncios
En las sombras by Paulina Barbosa

En las sombras by Paulina Barbosa

Masticadores de Letras

c608d907052bc9fa3b95d1eb2b433345

True Crime / Serie Negra / Barcelona

Hace mucho que ha anochecido, aunque en algunos rincones de Barcelona aun hay turistas recorriendo las calles. Una pequeña sombra se mueve deprisa entre callejones y avenidas poco transitadas, es tarde, ella lo sabe se ha retrasado en su hora de vuelta, pero no ha sido realmente su culpa el que le detuvieran dos gendarmes, “Mamá Gracia entenderá”, — se reconforta. Después de lo que para ella ha sido una eternidad dobla en un callejón, sus pasos le guían hasta lo que parece un edificio abandonado en pleno Barrio del Raval, se cerciora de que no haya nadie y levanta ágilmente un tablón por el que ingresa a aquel lugar corroído por el paso de tiempo.

Camina a oscuras entre vagabundos y prostitutas, de vez en cuando le alumbra la luz de un cigarro, sube un par de pisos en las entrañas de…

Ver la entrada original 1.348 palabras más

Un poco más…

Un poco más…

He oído como con el paso del tiempo puedes parecerte más a tu pareja, pero con nosotros, conmigo pasó que me volví más… yo

Es curioso, porque desde que estoy contigo me volvió la seguridad de ser quién realmente soy

Dejé los miedos, inseguridades, batallas internas y un largo etcétera de basura para finalmente caminar derecha simplemente siendo yo

¿Recuerdas lo que me decías aquella vez? Sí, me refiero a la vez en que a poco de conocernos decías que no habías parado de reír conmigo, que imaginabas que sería seria y quizá tímida, pero resulté una bomba de bromas inocentes (y otras no tanto) segura  de mí, con mil cosas en mi cabeza, que podía hablar de todo o bromear de nada. Esa parte afloró por tu causa.

He cambiado, quizá un poco o quizá mucho. O quizá simplemente esta parte mía siempre estuvo dentro, dormida, esperando el momento idóneo para salir. Ese momento llegó contigo.

Ya no me da miedo caminar con la cabeza en alto, preguntar o hablar con extraños si es necesario, besarte en la calle, reírme histérica o pedir lo que quiero en voz alta, comer sin inhibición, cuando antes no lo hacía por miedo al que dirá la otra persona, vestirme como me da la gana o usar perfume (de marca),  simplemente decir lo que pienso aunque una vez dicho hasta a mi me suene ridículo.

Ahora hay un poco más de mí. Pero me das fuerza cuando me miras, cuando me dices cada mañana lo hermosa que te parezco o simplemente cuando tomas mi mano o cuando te descubro mirándome con una sonrisa.

Llegaste, y supe que no me separaría de ti mucho antes de aceptarlo. Sólo lo supe, porque contigo me sentí cómoda siendo yo, mientras te admiraba desde todos los ángulos por ser quién eres, porque me diste las ganas de imitarte pero sin darme cuenta me imitaba a mí.

Hace tres años comenzamos a hablar, de todo de nada. Hoy por la mañana hablábamos de todo y de nada camino al trabajo. Y yo, simplemente me enamoraba un poco más.

PatMb

2018I22

 

Hace 3 años…

Hace 3 años…

Tres años, un maremoto de emociones,

Evolución del corazón, no del pensamiento,

Tres años de pasos sincronizados,

Tres años con aromas cítricos,

36 meses, 153 semanas, 1095  días aproximadamente,

Eso equivaldría a casi un millón de sonrisas, incontables besos,

Unos 500 helados compartidos (quizá más)

Unas 200 películas, quizá 860 cafés, 7 viajes,

Muchos sueños, dos departamentos, tres perros, luego otro,

900 amaneceres juntos,

Un aproximado de 750 noches en vela.

Todo perfectamente resumido en tres maravillosos años.

No se de matemáticas, siempre me hago un lío con números,

Pero sí sé de nosotros, y hace tres años que llegaste a mi vida,

Nada fue planeado, fue una coincidencia tras otra,

Tres años de coincidir,

Dos de mirarte despertar cada día a mi lado,

Tres años a tu lado, tres y todo mi mundo se dio vuelta de cabeza.

PatMb

2018I18

 

Feliz 2018!!!

Feliz 2018!!!

Regresando (y descansando) de unas lindas vacaciones, aunque tres días tarde les deseo a ustedes mis queridos lectores un año lleno de nuevos proyectos, sueños realizados y mucho amor en compañía de sus seres queridos. Por otro año más de letras y Pensamientos Complejos gracias a su cálido recibimiento.

Un abrazo,

PatMb

2018I03

 

PASOS PARA TERMINAR LLORANDO SOBRE UNA PILA DE ROPA SUCIA (O SOBRE LA RUTINA)

PASOS PARA TERMINAR LLORANDO SOBRE UNA PILA DE ROPA SUCIA (O SOBRE LA RUTINA)

1 Despiertas medio triste pero con mil deberes rutinarios por hacer, lavar la ropa una de tantas

2 Miras las pilas que se han ido formando, por aquí por allá, te agobian antes de siquiera empezar

3 Clasificar la ropa, lo peor, las pilas crecen, se multiplican, la culpabilidad por posponerlo por tanto te estresa al triple, te pesa esto y la estúpida rutina de ser adulto

4 Miras a tu alrededor, te has sobrepasado, te sientes diminuta frente a aquellas montañas de suciedad, ansiedad es la palabra que viene a tu mente, cierras los ojos y te dejas caer al piso sintiéndote más pequeña que nunca

5 Ya no es sólo la ropa, te pesa la vida, tu quehacer diario, piensas en lo que te has convertido, esto es sólo una parte, sientes todo el peso de golpe

6 Lloras y ya no sabes la razón, si es la ropa, o el estrés de no encontrar nada de lo que requieres, el desorden que sólo refleja el lío de lo que eres, una madeja de desórdenes

7 Te pones de pie, mejillas húmedas, tomas una pila sin siquiera revisarla, y la lanzas dentro de la lavadora. Da igual, en este punto todo da igual.

8 Secas tus mejillas con el dorso de tu mano, mientras observas la lavadora desparecer tus problemas en un ciclo de media hora. Sonríes y te dispones a continuar con la rutina diaria.

PatMb

2017XII